Resumen: 

Deserter’s Songs (V2, 1998) fue un LP que nos atrapó a muchos. Pertenece a esa colección de discos que siguen muy vivos. La actual gira de Mercury Rev tiene por motivo homenajear los veinte años de publicación del disco en un formato acústico.

-Así fue-

Mercury Rev

Héroes del desierto

Texto: Andrés Castaño. Foto: Alejandro del Estal.

Deserter’s Songs (V2, 1998) fue un LP que nos atrapó a muchos. Pertenece a esa colección de discos que siguen muy vivos. La actual gira de Mercury Rev tiene por motivo homenajear los veinte años de publicación del disco en un formato acústico.

Una fórmula que no es sencilla sin perder la esencia  de una pieza musical repleta de arreglos, pero el cuarteto convenció de largo. En parte, por esa aura que rodea a Jonathan Donahue, secundado por Grasshopper a la guitarra (los dos miembros que quedan de la formación original), acompañados de (soberbios) teclados y bajo. 

El concierto tuvo algo de confesional. Jonathan contó muchas anécdotas e historias. Como cuando, en una época de bajón, recibió la llamada de The Chemical Brothers para colaborar con ellos y se declararon fans de Mercury Rev.

Rodeados de músicos

Diego García (técnico de sonido en el Lara y líder de la banda Disco Las Palmeras!) nos contaba que había sido una gozada hacerles la prueba de sonido, que la banda sonaba “divina”, y que Deserter’s Songs es uno de sus discos de referencia. Entre el público nos encontramos con melómanos en abundancia, como la DJ Blanca dB que nos contó que los había visto tres veces y las tres le han gustado mucho. O el periodista Álex Serrano, encantado de reencontrarse con “una banda fundamental”. También  estaban, entre otros, Gerardo Cartón, ex A&R de PIAS y ahora organizador de festivales, para el que fue “una pasada volver a verlos, y en un formato diferente”.

El álbum total

Es un disco muy completo, con canciones con un poder catártico por todos los elementos que conjugan: el arrojo de Holes, el toque barroco de Tonite it shows, el punto crooner con la trompeta inicial de Hudson Line o la textura psicodélica y orquestal de The funny bird. Un halo mágico y poderoso preside el todo. Y claro, el resultado es conmovedor.

Momento "SON"

Donahue quiso rendir homenaje a dos bandas capitales de la música alternativa estadounidense: Pavement y Sparklehorse. De los primeros llevaron a su terreno Here, uno de los mejores medios tiempos de la banda de Stephen Malkmus. De los segundos, la maravillosa Sea of teeth. Remataron su concierto de manera apoteósica con The Dark Is Rising, la única no incluida en Deserter’s Songs, sino perteneciente a All Is Dream (V2, 2001).

 
Fotos: