Resumen: 

Como cada edición de aniversario El Duende lo celebra sompiendo con su formato y concepto editorial. Esta edición vuelve hacerse con los mismos mimbres de ilusión que pusimos para nacer allá por mayo de 1998. En ella unimos periodismo y arte. Los textos firmados por creadores y periodistas, los titulan 20 palabras que se unen en un manifiesto. 

(Este manifiesto por nuestro de nuestro 20 aniversario hace las veces de sumario de la edición. Puedes hacer clic sobre cada palabra resaltada para leer cada uno de los artículos)

Una sola palabra y lo puede cambiar todo. Un cruce en el destino, un nuevo GUION que ha perdido su tilde, una vuelta de tuerca de un futuro que nunca es para siempre. Una palabra puede ser tu lucha y tu triunfo. Puede estar CERCA y rozarte en un teatro, encontrarte entre la multitud de un concierto, herirte a traición en un dibujo o esconderse en la FUSIÓN de un ingrediente secreto.
Como aquel poeta, puedes buscarla toda una vida y no encontrarla, como el aire que siempre viaja y nunca descansa. Una palabra puede contener un infinito inabarcable o la NOCHE entera o no ser más que la nada que se traga sus palabras.  Hay palabras que se deletrean con ORGULLO, Con el diafragma abierto en un grito que viene del futuro, que han costado muchas existencias para conseguir ser lo que son. Porque siempre hay una palabra en la DIVERSIDAD para amar. No todas las palabras son espacio y tiempo, ni el tiempo es igual para cualquiera porque el silencio es también Una palabra es MAYÚSCULAS. Las palabras también enferman y hasta mueren por la ignorancia, la sinonimia o la homonimia. Las hay POLÍTICA(S), que de mucho usarlas ya no son SOSTENIBLES y se pudren en una inmensa basura de plástico en el océano de la GLOBALIZACIÓN. Hay una SERIE de palabras que nunca se acaban porque siempre se va detrás de ellas. Pero nunca se atrapan, como la utopía y la esperanza. Las personas también somos palabras más sencillas de lo que creemos. Una ESCRITORA alerta de la mentira que te hace sentir bien, de los telepredicadores en el CIRCO de las metáforas de la POSVERDAD. Hay un músico INDIE que toca el corazón de manera independiente, que va armado de palabras hasta los dientes y resiste una cadena de infortunios. Hay una nueva START UP en la esquina, con un emprendedor que busca la fórmula de la felicidad en pocas palabras. Una voz EMERGENTE que huye de los focos de las luces de las palabras asimiladas. Todos son parte de un pequeño DOCUMENTAL donde las palabras rompen la cuarta pared y hablan directamente a la cámara. Y hay un DUENDE que cumple 20 años viviendo de una palabra; ilusión y gracias a la PARTICIPACIÓN de todos vosotros.

Fotos: