Resumen: 

Durante tres viernes consecutivos, tres azoteas de la capital darán cabida a la mejor danza, poesía, pintura y música contemporáneos.

EL CIELO DE MADRID SE LLENARÁ

DE ARTE EN LA I EDICIÓN DE ESZENIT 
 

Durante tres viernes consecutivos, tres azoteas de la capital darán cabida a la mejor danza, poesía, pintura y música contemporáneos.

‘De Madrid al cielo’, se asegura en una conocida frase… Una frase que, gracias a la primera edición del festival ESZENIT tendrá más sentido que nunca. Y es que, durante tres viernes consecutivos, los días 14, 21 y 28 de septiembre, tres selectas azoteas de la capital nos harán sentirnos más cerca del cielo, literal y figuradamente, pues se llenarán del arte de creadores punteros y emergentes de diferentes ámbitos y disciplinas. Danza, poesía, pintura y música, aderezados con una buena birra y preciosas puestas de sol. Se puede decir más claro, pero no más alto.

Tras su presentación en 2017, en la terraza de la séptima planta del Palacio de Cibeles de Madrid con el espectáculo “Alumbramiento”, la I Edición de ESZENIT nace con el propósito de revalorizar y dinamizar las azoteas de Madrid. Su objetivo: abrir a todos los públicos y bolsillos estos espacios restringidos y privilegiados y convertirlos en nuevos escenarios y teatros que promuevan una relación íntima entre artistas y espectadores, ganando así una nueva fachada para Madrid: la celeste.

La I Edición de ESZENIT, titulada “Cuerpos de texto”, propone un encuentro explosivo entre el cuerpo y la palabra a través de una programación multidisciplinar y estimulante con artistas contemporáneos que se asoman sin vértigo a los márgenes. Los elegidos para esa primera edición son los colectivos Genoma Poético y Parsec!, la bailarina y coreógrafa Mar Rodríguez Valverde, la artista musical Le Parody y la compañía de danza contemporánea Kor’sia.

Los espacios, también a la altura, serán las azoteas de Bastardo Hostel, un hervidero de actividades y cosas interesantes situado entre Malasaña y Chueca, donde se inaugurará el festival; la CasaB Madrid, un espacio privado entre Malasaña y Chamberí con vistas panorámicas sobre la ciudad; y la azotea del IED Carabanchel, un espacio ajardinado y con tarima de madera que se eleva sobre el barrio y toda la ciudad. Tres nuevos espacios aéreos que permitirán alargar el verano, acercarse al cielo y bailar en los tejados al atardecer contemplando la ciudad.

 

 

Fotos: