Resumen: 

Con los nuevos Huawei P20 Y P20 Pro conseguirás una calidad fotográfica de primera calidad. Para demostrarlo la firma tecnológica ha querido que el prestigioso fotógrafo Eugenio Recuenco realizase con el P20 Pro la foto que ha ocupado la lona publicitaria más grande del mundo.

Eugenio Recuenco frente a su lona fotográfica en tamaño gigante. Foto por Javier Aranburu.

El renacimiento de la 

 FOTOGRAFÍA

Por Cynthia M.R. Fotos: Javier Aranburu.

Con los nuevos Huawei P20 Y P20 Pro conseguirás una calidad fotográfica de primera calidad. Para demostrarlo la firma tecnológica ha querido que el prestigioso fotógrafo Eugenio Recuenco realizase con el P20 Pro la foto que ha ocupado la lona publicitaria más grande del mundo (certificado por el Libro Guiness de los records). Puedes verla en la Plaza de España de Madrid y, a bastante menor tamaño, en la contraportada de esta revista.

El último trabajo del fotógrafo Eugenio Recuenco le ha llevado ocho años y muchos quebraderos de cabeza. Pero la belleza de sus 366 fotografías, que parecen cuadros renacentistas y que repasan los acontecimientos más importantes que han tenido lugar en el mundo, bien ha merecido la pena. Una de ellas, la 366, ha sido captada con la cámara del Huawei P20 Pro. Hemos tenido el privilegio de conocerlo en persona y entrevistarlo antes de que inaugure su nueva exposición.

Con una larga y reconocida trayectoria en el mundo de la moda y la publicidad Eugenio Recuenco ha forjado una impronta personal en sus fotografías, en las que muestra un mundo onírico con referencias a la pintura clásica. A sus 50 años un nuevo trabajo ve la luz, esta vez como proyecto artístico personal, en el que pasado, presente y futuro confluyen en una exposición de 366 fotografías que comparten un mismo escenario: un espacio de 2,5 metros a cada lado.Cada una de ellas cuenta una historia diferente, con personajes muy reconocibles interpretados por cerca de 80 modelos de todo el mundo. 

La foto “extra”, la que hace la número 366, es la que ha llevado a cabo para promocionar el proyecto. Y la ha realizado con la cámara del Huawei P20 Pro. Se trataba de demostrar la capacidad de esta cámara para llevar a cabo un trabajo profesional. Y vaya si lo ha conseguido.

Imagen de la campaña de Huawei P20 Pro.

“Huawei me propuso el reto de hacer algo artístico con su teléfono”, cuenta el artista. "La gente no se va a dar cuenta de diferenciar que una de ellas está hecha con la cámara de un teléfono”. Las otras 365 imágenes han sido tomadas con su Hasselblad H3D, la cual, dicho sea de paso, proporciona la mitad de los píxeles que la cámara de este smartphone.

La exposición podrá visitarse desde noviembre en el CEART de Fuenlabrada; pero estos días cuenta con una carta de presentación fuera de lo común: una lona gigante (de cerca de 6.000 m2) en plena Plaza España de Madrid, la más grande de la historia, y realizada, además, por la cámara de un teléfono móvil, el Huawei P20 Pro.

¿Qué destacarías de la cámara de este smartphone? Si hubiese existido este teléfono cuando empezamos, se podría haber hecho el proyecto entero con su cámara. Se puede obtener la misma calidad que una cámara profesional, incluso más. El trabajo con Leica [la prestigiosa firma con la que ha colaborado Huawei en las cámaras de varios de sus modelos] se nota bastante. El resultado, al final depende de si puedes exigir al teléfono lo mismo que a tu cámara. En este caso puedes jugar con la exposición, la luz, la velocidad…muchas cosas. Quizá lo que le falta es la profundidad de campo, que es algo que no puedes manejar con un sensor tan pequeño.

Lo que sí ve muy claro Recuenco es que la cámara del Huawei P20 Pro “está a un nivel superior de lo que la gente necesita para el día a día. Puedes jugar con muchas cosas, incluso en software es muy completa; puedes jugar con el desenfoque, por ejemplo”.

En la imagen de la campaña una mujer posa frente a una cámara clásica de su compañera dejando a su espalda la estatua de un ángel renacentista. Éste a su vez está haciéndose un selfie con un móvil. 

¿Qué trata de representar esta imagen? Muestra hacia dónde vamos. Cómo el arte se adueña de la tecnología para seguir produciendo. Esta unión se produce con dos personajes que representan el momento en que la fotografía era algo especial y muy importante. La cara de una de ellas advierte que hay todavía un camino por delante.

¿Qué nos espera en la exposición? Encontraremos a Trump, a Lady Di, la Reina de Inglaterra... Más que personajes hay situaciones, como por ejemplo el nacimiento de EEUU como potencia, o el 11-S. Hay también muchas alusiones al cine, a pintores, a la historia de la fotografía, la llegada a la luna (o la no llegada).

¿En todas las imágenes aparecen personas? Salvo en dos o tres. Hay alguna que tiene hasta catorce personajes. Es alucinante cómo da de sí el espacio. Hubo un momento que me motivaba contar historias, pero en otro quería ver como se podía romper el espacio. Ha resultado ser un trabajo muy caro y muy pesado. Me han salido las canas. Ha habido mucha gente implicada, muchos favores, mucha ilusión puesta.

¿Hay crítica en esta exposición? Sí. Hay fotos políticamente incorrectas. No pretendo que al público le gusten todas.

¿Y cómo nació la idea? Era una época en la que me decían que mi estilo era muy barroco, y estaba harto de que me encasillaran. Después de un curro en el que una de las imágenes era una monja en una habitación tocando el violín me vino la idea de que podía contar cosas solo con una pared lisa. Al principio la idea era hacer algunasfotos, pero al final han sido 366.

De hecho, hace las veces de calendario… Lo del calendario no sé cómo surgió. Desde la primera foto está, pero no tengo conciencia de cómo nació la idea. Hay del 1 de enero al 31 de diciembre, con 29 de febrero incluido. No están todas las imágenes relacionadas con su fecha, algunas sí, pero otras aluden a cosas personales y otras simplemente es porque la fecha quedaba libre. En la exposición, de hecho, están ordenadas de forma aleatoria. No se sigue un orden cronológico, aunque la distribución no es aleatoria tampoco. Es un trabajo donde el objetivo no reside exclusivamente en lo que se muestra, sino cómo se muestra. No pretendo que nadie vea todas, pero sí que la presentación y el proyecto tengan un impacto. Las fotografías se van a adueñar del espacio, se subirán a las paredes, tendrán luz propia.

¿Que cualquiera pueda hacer buenas fotos técnicamente afecta al profesional? Todo el mundo escribe y no hace novelas. Hoy es imposible hacer una fotografía mal, al menos técnicamente. Hasta hace 30 años el fotógrafo se escudaba en que era quien conocía la técnica de la cámara. Hoy tiene que ser otra cosa.

¿Cuál es tu plaza favorita de Madrid? La Plaza Mayor, si consigo estar en una terraza desayunando.  

www.huawei.com/es

www.eugeniorecuenco.com

Fotos: